Page 32

REV CHIL NUTR 43 2

Descanso postnatal parental: experiencia en lactancia materna de madres trabajadoras usuarias del sistema público de salud en la Región de la Araucanía 135 do... entonces uno le va entregando las defensas en el pecho” (EP – 4). “Bien, es una responsabilidad y una experiencia muy bonita… estar con el hijo te cambia la vida, ver de otra forma como llevar la vida adelante” (ET – 26). Sin embargo, la mayoría de ellas manifiestan dolor como problema durante el primer mes de amamantamiento, el cual se resuelve positivamente. “Los primeros meses sufrí, porque me dolían demasiado,…. me hacía heridas, y yo no tenía tanto pezón. (GF1–3). “Si. Me costó mucho, me dolían mucho los pezones y se me hinchaban y todo” (GF4 –2). “Es doloroso al principio y, porque después el pezón ya tomó su forma que es lo que el niño requiere para poder alimentarse. Es rico sentir que las mamas se llenan con leche y que el hijo te saque, se alimenta de ti, ¡Es súper rico!” (GF1 – 4). Otro aspecto mencionado por las madres dice relación con el apoyo que reciben de los profesionales de la salud para promover la mantención de la leche materna: “La matrona se encargó,… ella me enseñó a mí a sacarme manualmente, y también le enseñó a mi esposo” (GF1 – 4). “recibí ayuda acá en la casa, vinieron dos matrones y me enseñaron a extraerme la leche y como almacenarla, era como una clínica de lactancia” (ET– 5). “En el consultorio en el control con la nutricionista ahí me enseñaron todo” (ET – 29). Algunas madres manifestaron la experiencia de estar sin apoyo familiar o de la pareja durante el período del amamantamiento, lo que significó una carga emocional importante, desgaste físico, y como consecuencia de este entorno desfavorable, dificultades en el amamantamiento o en la mantención de la producción láctea. “No, en mi caso desde que nació no lo quiso (la pareja)… igual tuve una mastitis” (GF4 - 2). “Yo siempre he estado sola, ahora yo vivo sola, sola con mi hijo y ha sido difícil, es complicado hasta el día de hoy” (GF3 – 3). Las madres valoran la extensión del tiempo del postnatal, sin embargo, lo consideran insuficiente, dado que el niño a los cinco meses y medio, no está en condiciones de recibir alimento sólido, lo que acelera la introducción de fórmula láctea. “Obviamente haberlo aumentado de los tres meses a los seis meses. Sí, por supuesto fue mejor, pero sigue siendo insuficiente.” (GF1 – 1) Otro aspecto mencionado que explicaría las dificultades en mantener la LM cuando la madre se reintegra al trabajo, es el desconocimiento de la técnica de extracción y conservación láctea, información que no todas las madres reciben de los profesionales de salud, buscando respuestas en otras fuentes. “Yo lo intenté, yo me compré un saca leche, pero no pude, después le dí mamadera no más” (ET – 1). “Una prima me enseñó cómo se hacía” (ETP – 4). “Yo tengo que reconocer que fue mi hermana mayor” (ET - 4). “Internet” (ET - 2). “Tutoriales que habían en youtube, google y ahí aprendí…” (ET – 20). Destaca que tres entrevistadas, profesionales universitarias manifestaron sentir necesidad de regresar al trabajo y reincorporarse a sus actividades: “Si, si, ojalá (estuviera recibiendo alimento sólido el hijo) porque uno igual va necesitando como su vida o como otras cosas. Como que una está acostumbrada a trabajar” (EP – 1). “Yo estaba loca en la casa, yo quería sólo volver a trabajar…” (GF5 – 6). DISCUSIÓN Y CONCLUSIONES En este grupo de madres, el postnatal extendido permite la mantención de la LM, pero principalmente se constituye en un factor que fortalece el vínculo ente la madre y su hijo, siendo un período que le permite reconocer conductas, necesidades propias del niño y lograr un amamantamiento satisfactorio. El apoyo familiar y principalmente el de la pareja cumple un papel determinante en la contención emocional y en el cuidado de los hijos, que le otorga seguridad y tranquilidad, favoreciendo de esta forma, la producción láctea y el amamantamiento. Estos hallazgos son similares a los descritos en la Encuesta Nacional de Lactancia Materna (ENALMA), y también mencionados por otros autores(16, 17, 21-26) Similar a otros estudios(23, 27, 28), durante el primer mes de vida del hijo, es posible que las madres refieran dolor para amamantar, presencia de grietas del pezón o ambas, factores que se asocian con la discontinuidad de la lactancia materna (29). En esta etapa es fundamental la intervención que realiza el profesional de la salud, para favorecer la LM y postergar la introducción de fórmula láctea. Sin embargo, las madres mencionan, al igual que otro autores (23, 25), que la educación brindada por los profesionales de salud tienen menor impacto que el generado por el apoyo de algún miembro de la familia para la mantención de la LME. El reingreso al trabajo es una de las razones referidas por las madres para inducir el destete precoz, al igual que lo reportado por otros autores (13, 16, 19, 24); por tal motivo, y cuando la madre no puede dejar a otro familiar al cuidado de su hijo, planifica el ingreso del niño a la sala cuna, situación que se asocia con la introducción de fórmula láctea antes de los seis meses de vida y el consecuente abandono de la LME. Cabe mencionar que en este estudio no se obtuvo el relato de madres que al momento de ingresar al trabajo dejan al cuidado de su hijo a algún familiar u otra persona de confianza. Esta limitante no permitió indagar si en este contexto las madres también introducen en forma precoz una fórmula láctea. Además, es probable que las madres de hijos mayores de seis meses que participaron de las entrevistas, sólo tuvieran recuerdos positivos o negativos que impactaron en su experiencia, no aportando con información completa, que permita comprender el fenómeno en su totalidad. Otro aspecto relacionado al reingreso laboral es el desconocimiento de la madre y también de algunos empleadores, respecto de los derechos legales que protegen el tiempo destinado al desplazamiento y al amamantamiento del hijo. Esta desinformación genera estrés e intranquilidad que dificulta la mantención de la LME(18, 23). La difusión de estos derechos laborales es fundamental para apoyar a las trabajadoras que desean mantener la LME por un período mayor a los seis meses. A pesar que el aprendizaje de la extracción láctea, las condiciones, tiempo y lugar de la conservación son relevantes para la mantención de la LME (13), no todas las madres reciben información al respecto. Algunas de ellas obtienen la información de familiares, desde internet y en menor proporción de profesionales de la salud. Al igual que en otro estudio (23), se plantea como una estrategia para favorecer el mantenimiento de la LME, educar en la extracción y conservación de ésta. Resulta fundamental y significativo el acompañamiento permanente de la pareja y la familia para prolongar el amamantamiento, por esta razón se propone que el equipo de salud pueda identificar dentro del núcleo familiar a la persona que acompañará a la madre en este período crítico de la lactancia, y por otro lado, asegurar el conocimiento del manejo de la leche materna extraída para favorecer la práctica en todas las madres trabajadoras, y especialmente a las que dejan a sus hijos en sala cuna, distantes de su lugar de trabajo.


REV CHIL NUTR 43 2
To see the actual publication please follow the link above